Las chufas son conocidos tubérculos que han sido cultivados desde hace más de tres mil años en el antiguo Egipto. Son muy conocidas por ser el compuesto fundamental de una bebida muy refrescante: la horchata. Sin embargo, muchas personas temen que sea una bebida rica en vitamina K, compuesto que puede interaccionar con multitud de fármacos anticoagulantes.

¿Está indicada la horchata con tratamientos anticoagulantes?

La leche de chufa no contiene vitamina K. Este es un compuesto que puede favorecer la coagulación en sangre. Las personas que han sufrido trombosis, embolias o accidentes cerebrovasculares, deben disminuir el consumo de alimentos con vitamina K para que su tratamiento farmacológico pautado (concretamente, el Sintrom) sea lo más efectivo posible. En este caso, no hay problema alguno, ya que no causa interacción con el fármaco.

¿Qué otros beneficios aporta para la salud cardiovascular?

Así mismo, una persona que tiene trastornos de la coagulación debe cuidar su alimentación para prevenir posibles complicaciones, enfermedades coronarias o vasculares.

Afortunadamente, en la bebida de chufa (horchata de chufa) encontrarás unas interesantísimas propiedades beneficiosas para el cuidado de tu circulación y corazón. Por ejemplo, contiene arginina, un compuesto que va a ayudar a regular tu tensión arterial y a mantener un flujo sanguíneo adecuado.

También, contiene una cantidad de potasio muy relevante, un mineral encargado de mantener la contracción del corazón y otros músculos en óptimas condiciones. Por último, también va a contener otros compuestos muy importantes, como la vitamina B9, B3 y la vitamina C, necesarios para el funcionamiento del organismo.

Seguramente, habrás probado en alguna ocasión esta sabrosa bebida. Además, las chufas con sus compuestos van a convertir esta bebida en un alimento indispensable para que tengas una vida sana.

OJO: Las posibles interacciones de medicamentos con alimentos solo pueden ser evaluadas correctamente por profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias.

Las informaciones contenidas en esta página se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de esta página, y se recomienda al lector que para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias. El editor de esta página no es un proveedor de servicios médicos homologados. El editor no practica la medicina bajo ningún título, ni ninguna otra profesión terapéutica y en ningún caso mantendrá una relación médico - paciente con sus lectores.