Las chufas, como principales ingredientes de la refrescante horchata, se han consolidado como unos componentes a tener en cuenta en cualquier dieta equilibrada, piedra angular de toda vida saludable.

¿Qué son las chufas?

Las chufas son unos tubérculos comestibles que provienen de una hierba encuadrada en la especie Cyperus esculentus. Esta planta, por otra parte, puede llegar a alcanzar hasta medio metro de altura.

Las chufas llevan siendo cultivadas más de cuatro milenios, como atestiguan algunas pruebas recogidas en Egipto. No en vano, puede destacarse que fueron unas de las primeras plantas de uso agrícola. Esta circunstancia sirve para remarcar que no solo se cultivan en las huertas valencianas, a pesar de que la Denominación de Origen de esta zona ha alcanzado una fama especial. En este aspecto, vale la pena recordar que su introducción en la península ibérica se debe a la ocupación árabe, entre los siglos VIII y XV, de gran parte de este territorio.

A grandes rasgos, la plantación de las chufas necesita un clima templado y suelos arenosos. Por eso, son muy presentes en climas mediterráneos como el valenciano o de áreas de África Occidental, de donde se supone que proceden originariamente.

Las propiedades de las chufas

Por último, el consumo de chufas y horchatas se asocia a las dietas propias de una vida sana. En este sentido, cabe destacar los siguientes :

  • Digestivos, las enzimas lipasa y amilasa previenen la flatulencia.
  • Cardiosaludables, contribuyen a incrementar los niveles de colesterol bueno y reducir los del malo.
  • Astringente, mitigan los efectos de las diarreas.
  • Prebióticos, ayudan a mantener la estabilidad de la flora intestinal.
  • Reconstituyente, sirve tanto para deportistas como para personas estresadas.
  • Estimulante, debido a la alta proporción de cinc que caracteriza a estas plantas.

 


 

Créditos de las fotos: MAHATHIR MOHD YASIN