A raiz de las discusiones que ha habido este verano en las redes sociales acerca de la horchata de chufa y su sabor (La horchata no te debe gustar a ti ▷ TU debes gustarle a la horchata y La horchata de chufa levanta pasiones y odios) queremos recordar a todo el mundo que la horchata de supermercado no tiene nada que ver con la artesanal. NADA.

“La horchata es un producto muy delicado, con una vida muy corta y una materia prima muy concreta, que es la chufa valenciana. Apenas dura 2 o 3 días fresca, por eso en muchas partes de España solo puede venderse la versión industrial, llena de conservantes. Existe la misma diferencia entre esos dos productos como el que hay entre un pan de pueblo y uno congelado. A nadie se le ocurriría decir que no le gusta el pan si solo ha probado el de supermercado”
Testimonio de los responsables del Museo de la Horchata que hay en Alquería El Machistre situada en Alboyara (Valencia)

¿La horchata de supermercado tiene el mismo sabor que la artesanal?

La horchata de chufa artesanal tiene un sabor y una textura completamente diferentes a las versiones que venden en los supermercados. Por tanto las personas que no hayan probado la horchata artesanal o se hayan hecho su propia horchata en casa no saben realmente cual es su sabor.

Los tratamientos térmicos a los que someten a la horchata a la venta en supermercados hace que pierda gran parte de su sabor característico pero ganan en tiempo de conservación. De 2 a 3 días que dura una horchata fresca pasamos a meses. Y si se le añaden conservantes todavía se puede alargar más el periodo de conservación.

¿Cómo podemos probar horchata artesanal si no somos de Valencia?

Una de las opciones es hacerse su propia horchata en casa. Es muy sencillo y podremos saborear la horchata en todo su sabor: Receta de la horchata de chufa.

O comprar horchata artesana en alguna de las horchaterías en Valencia que ofrecen envío refrigerado de la misma: Horchatería Dolz (2 litros de horchata artesana). El litro sale un poco caro pero merce mucho la pena por su sabor.

Aunque nosotros al final siempre nos decantamos por la primera opción: Hacernos nuestra propia horchata en casa.